miércoles, 5 de agosto de 2020

Temas de interés en educación alimentaria y nutricional

Los 50 artículos más visitados de los 267 publicados

entre marzo 2015 y julio 2020.

Total de visitas: 232.000

En estos cinco años y cuatro meses de existencia, hemos orientado nuestros esfuerzos a contribuir, aportar, difundir, sensibilizar y participar del proceso de educar y formar a nuestra población y en especial a nuestros docentes, en el tema de la alimentación y nutrición, desde el nivel de Educación Inicial hasta la Educación Superior, en ambientes convencionales y no convencionales, con énfasis en la formación, actualización y capacitación permanente del docente de los diferentes niveles y modalidades para el Sistema Educativo Venezolano, permitiendo revalorar a la Educación Alimentaria y Nutricional como factor determinante de la salud y la calidad de vida, presente y futura de nuestros ciudadanos.

Una muestra de lo anterior se puede hallar en estos trabajos que han sido considerados por nuestra audiencia, los de mayor relevancia e interés en este tiempo.

Gracias por el apoyo al visitar y difundir estos artículos entre sus contactos, así como por sus comentarios.

Siempre a su orden

Ernesto De La Cruz y Albino José Rojas Piñango


1.-La Familia, la Escuela y la Comunidad. ¿Son correspo
nsables de la educación nutricional

Publicado: 30 de junio de 2015 (6.585 visitas)

 

2.- Historia de la Educación Nutricional en Venezuela

Publicado: 21 de abril de 2015 (4.346 visitas)

 

3.- Hacia una pedagogía de la educación alimentaria y nutricional

Publicado: 02 de julio de 2015 (4.195 visitas)

 

4.- Pautas estratégicas para la alimentación y la nutrición

Publicado: 09 de junio 2016 (3.159 visitas)

 

5.-  La Pira y sus secretos nutricionales

Publicado: 28 de junio de 2016 (2.777 visitas)

 

6.-Relaciones entre alimentación, nutrición y desarrollo infantil

Publicado: 12 de mayo 2016 (2.766 visitas)


7.- Bases fisiológicas para la Alimentación complementar
ia

Publicado: 26 de mayo de 2016 (2.449 visitas)

 

8.-¿Cómo educar la alimentación en la escuela?

Publicado: 07 de julio de 2015 (2.423 visitas)

 

9.- La Nutrición Fetal. Tema de Interés en la Educación Inicial

Publicado: 11 de febrero de 2016 (2.253 visitas)

 

10.- Competencias en alimentación. Una prioridad para la Educación

Publicado: 25 de mayo 2017 (2.082 visitas)

 

11.- El Instituto Nacional de Nutrición (INN), en el abordaje del sobrepeso y la obesidad en Venezuela

 Publicado: 18 de noviembre 2015 (1.871 visitas)


12.-¿Existe relación entre la nutrición y la educación?

Publicado: 14 de abril de 2015 (1.801 visitas)

 

13.-Propuesta metodológica para la Educación en Alimentaria

Publicado: 14 de enero de 2016 (1.798 visitas)

 

14.- La actividad física en la salud integral

Publicado: 26 de junio 2015 (1.767 visitas)


15.- Aspectos fundamentales entorno a la Salud y su ens
eñanza

Publicado: 26 de junio de 2015 (1.743 visitas)

 

16.- Aspectos básicos de la Nutrición Comunitaria

Publicado: 04 de junio 2015 (1.606 visitas)

 

17.- El Cambur. Nuestra musa nutricional

Publicado: 29 de marzo de 2018 (1.521 visitas)

 

18.- Aprovechamiento biológico de lo alimento

Publicado: 13 de julio de 2017 (1.513 visitas)

 

19.- La alimentación y nutrición en las guarderías. Consenso de la Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura

Publicado: 29 de junio de 2017 (1.480 visitas)

 

20.- Efectos de la desnutrición temprana en el desarrollo y aprendizaje del niño

Publicado: 21 de julio 2015 (1.459 visitas)

 

21.- Educación en Nutrición en las escuelas primarias

Publicado: 16 de junio de 2016 (1.429 visitas)

 

22.- Complicaciones metabólicas de la obesidad infantil

Publicado: 14 de julio de 2016 (1.414 visitas)

 

23.- OMS: Debemos acabar con la obesidad infantil. Informe de la comisión 2016.

Publicado: 20 de octubre de 2016 (1.253 visitas)

 

24.-INN: Servicios de Educación y Recuperación Nutrición

Publicado: 10 de noviembre 2016 (1.253 visitas)

 

25.- ¿Por qué son necesarias las guías alimentarias basadas en los alimentos

Publicado: 03 de noviembre 2016 (1.216 visitas)

 

26.- El derecho a la alimentación. ¿Una deuda Pendiente?

Publicado: 17 de septiembre de 2015 (1.216 visitas)

 

27.-Los Micronutrientes: ¿por qué requieren nuestra atención?

Publicado: 17 de noviembre de 2015 (1.214 visitas)

 

28.- Desarrollo de la conducta alimentaria en los niños

Publicado: 8 de octubre de 2015 (1.141 visitas)

 

29.- Hábitos de alimentación saludable: aprendizajes tempranos para toda la vida

Publicado: 21 de julio de 2016 (1.105 visitas)

 

30.- La alimentación y la nutrición. Factores esenciales en la salud integral

Publicado: 18 de octubre de 2018 (1.057 visitas)

 

31.- Efectividad de los programas de educación nutricional

Publicado: 20 de abril de 2017 (1.054 visitas)

 

32.- La alimentación del lactante saludable

Publicado: 2 de marzo de 2017 (1.049 visitas)

 

33.- Características del Sobrepeso y Obesidad en Venezuela

Publicado: 07 de abril de 2015 (1.049 visitas)

 

34.- Hábitos de alimentación saludable: aprendizajes tempranos para toda la vida.

Publicado: 08 de diciembre de 2016 (1.028 visitas)

 

35.- El comedor escolar: Un espacio de normas y aprendizaje

Publicado: 21 de enero de 2016 (1.011 visitas)

 

36.- Plan de acción para la prevención de la obesidad en la niñez y la adolescencia en ALC

Publicado: 19 de enero de 2017 (1.001 visitas)

 

37.- La educación para la salud (EpS): una propuesta fundamentada desde el campo de la docencia.

Publicado: 23 de febrero de 2017 (967 visitas)

 

38.- ¿La Educación para la Salud es una prioridad en nuestra escuela?

Publicado: 16 de junio de 2015 (947 visitas)

 

39.- Cuando la desnutrición va a la escuela. ¿Qué debe hacer la escuela?

Publicado: 25 de enero de 2018 (941 visitas)

 

40.- La gastronomía y la educación del paladar en la escuela

Publicado: 19 de mayo de 2016 (934 visitas)

 

41.- La comunicación en salud no es sinónimo de educación nutricional

Publicado: 19 de abril de 2018 (924 visitas)

 

42.- Manejo integral de las dislipidemias en niños, niñas y adolescentes

Publicado: 6 de julio de 2017 (907 visitas)

 

43.- Condicionantes del comportamiento alimentario

Publicado: 9 de marzo de 2017 (881 visitas)

 

44.- OMS: Inactividad física. Un problema de salud pública mundial

Publicado: 27 de octubre de 2016 (854 visitas)

 

45.- Los orígenes del desarrollo de la salud y de la enfermedad en Venezuela

Publicado: 26 de enero de 2017 (853 visitas)

 

46.- La Participación Comunitaria en Nutrición en Venezuela

Publicado: 11 de junio de 2015 (842 visitas)

 

47.- Ingesta de azúcares recomendada por la OMS para adultos y niños

Publicado: 07 de julio de 2016 (837 visitas)

 

48.- ¿Qué nos señalan las experiencias educativas en nutrición?

Publicado: 26 de mayo de 2015 (800 visitas)

 

49.- La formación de los hábitos alimentarios y el comedor escolar

Publicado: 18 de febrero de 2016 (784 visitas)

 

50.- La Educación Alimentaria y Nutricional desde una dimensión sociocultural

Publicado: 09 de febrero de 2017 (780 visitas)


jueves, 30 de julio de 2020

El Casabe. Parte de la tradición indígena venezolana


Los indios habían descubierto el casabe siglos antes de que los españoles llegaran a América. En esta forma la yuca fue industrializada por la comunidad del pueblo Caribe con  anterioridad al arribo de los españoles a costa firme.
La yuca, cassava o mandioca (Manihot esculenta), procede de las zonas tropicales de Venezuela y Brasil. Sus gruesas raíces contienen principalmente agua y almidón, con una reducida proporción de proteínas, la cual es además, de bajo valor biológico. Se propaga vegetativamente, crece en suelos pobres y resistes las sequías
Por eso la industria nacional, nació en Venezuela cuando apareció esa confección indígena que tanto se asemeja al papel secante.
La yuca amarga o brava (Manihot utilissima) contiene un veneno constituido por un glucósido, que puede liberar el tóxico denominado ácido cianhídrico. Los indígenas aprendieron a raspar y a prensar ésta yuca con ayuda del “sebucán”, una prensa hecha de fibras vegetales. 
El líquido tóxico así preparado es el “yare” y de la masa exprimida se elaboran los casabes, grandes discos secos cocidos sobre el fuego, que se preparan bien en clima húmedo. El almidón de yuca se comercializa como tapioca. Tanto la papa como la yuca contienen cantidades regulares de vitamina “C”.
Nuestros indígenas lo preparaban preferentemente con yuca amarga, porque del jugo mezclado con otras sustancias, obtenían el curare. Venía a ser de esa manera una manipulación industrial simultánea que les proporcionaba dos artículos antagónicos, uno para vivir y otro para matar.
El nombre yuca proviene de una voz haitiana, mientras que el nombre mandioca probablemente viene del guaraní mandioc. Lo indios del Amazonas llaman tapioca a la harina extraída de la yuca, mientras que los del Orinoco y Río Negro la denominan mañoco. Autores afirma que la yuca amarga fue cultivada e introducida en la Antillas hacia el año 190 a.C. por grupos de agricultores procedentes de la costa oriental de Venezuela y del Bajo Orinoco. La evidencia más temprana se encuentra en el norte de Sudamérica, costa caribe de Colombia, alrededor del 1020 a.C. 
Algunos aseguran que el casabe carece de todo poder nutritivo, que viene a ser tan sólo algo así como un lastre estomacal: calma el apetito, pero no alimenta. Habrá que probarlo.
Otros pretenden que estimula la imaginación. Lo único cierto es que para los Caribes lo usaban de manera abundante en todas sus comidas, y ya se conoce lo que significó como empresa heroica para los conquistadores.
En la historia de la Conquista, ni México ni Perú representaron la misma empecinada resistencia. Los guerreros caribes eran físicamente fuertes. También es verdad que no mascaban coca.
El casabe no es consumido en todas las regiones de Venezuela. En las zonas costeñas y en los Llanos, en el Centro y en ciertas porciones occidentales es sumamente popular. Tiene mucha mayor demanda que el pan de trigo, y tanto o más que nuestra criolla arepa. En la parte oriental del país es el acompañamiento obligado en las citas diarias a la mesa.
Es una herencia caribe que no ha perecido. El casabe posee dos derivaciones coloniales de repostería: el gofio y la naiboa. En las embarcaciones de vela que hacen el cabotaje en los puertos nacionales nunca falta el casabe a bordo. Quien quiera saber si es nutritivo no necesita más que calibrarle los músculos a un marino margariteño.

Fuente:
Rafael Cartay (1991). Historia de la Alimentación del Nuevo Mundo. Tomo I. Fundación Polar y la Universidad de lo Andes. Venezuela.
Ramón David León (2004). Geografía Gastronómica Venezolana. Exceso Cocina y Vino. Editorial Cacofonía. Caracas.  
Jaffé, Werner (2002). Nuestros alimentos, ayer, hoy y mañana. Fundación Bengoa. Caracas.

jueves, 23 de julio de 2020

Recomendaciones y aplicaciones prácticas de nutrición en deportes de equipo


La práctica de un deporte de equipo, cualquiera sea la disciplina considerada, involucra la ejecución de destrezas físicas, técnico-técnicas y cognitivas, durante un prolongado período de tiempo y en oposición a un rival.
Al mismo tiempo, cuenta con ciertos períodos de descanso estructurados por el reglamento deportivo (ej.: cuartos, medio tiempo), pero también otros períodos variables de detención del juego no planificados, que ocurren en respuesta a las circunstancias de cada partido (ej.: jugadores lesionados, discusión de faltas, la reanudación del juego después de un tanto en el marcador).
Además, desde un punto de vista fisiológico, todos involucran un patrón de ejercicio de alta intensidad intermitente, caracterizado por picos de actividad de alta intensidad y carácter anaeróbico, intercalados con otros esfuerzos de moderada a baja intensidad y de carácter aeróbico.
No obstante, las características del juego y sus reglas marcan diferencias significativas entre las distintas disciplinas, las cuales dependen de factores como la duración y frecuencia de los partidos, la longitud de la temporada competitiva, la planificación del entrenamiento, el número de jugadores, la cantidad de sustituciones permitidas, el tamaño del campo de juego, entre otros.
Adicionalmente, para un mismo deporte, la posición y estilo de juego de cada jugador y, a su vez, las características individuales de cada partido –como las cualidades del rival, el clima, el nivel de rendimiento, entre otros– marcarán también grandes distinciones en los parámetros fisiológicos y de los requerimientos de nutrientes.
De esta forma, las respuestas fisiológicas derivadas de los entrenamientos y partidos, y las consecuentes necesidades energético-nutricionales, serán dependientes cada día de todos los factores antes mencionados. Por lo tanto, resulta imprescindible definir las estrategias de planificación nutricional idóneas que puedan ser aplicadas a cada jugador, con las modificaciones necesarias que requiera cada individuo y que deberán ser regularmente controladas por el nutricionista encargado de esta tarea.
En deportes como el fútbol, baloncesto, balonmano, vóleibol, rugby entre otros, la alimentación debe permitir el desarrollo y mantenimiento de una gran capacidad aeróbica determinada por la oxidación de hidratos de carbono y, en menor medida, de las grasas.
Al mismo tiempo, debe cubrir las necesidades de una intensa actividad anaeróbica a través de la glucólisis láctica y de la vía de los fosfatos. Por otra parte, las altas cargas de entrenamiento a las que se ven sometidos los jugadores, en conjunto con la sucesión de partidos a lo largo de la temporada competitiva, exige estrategias de recuperación nutricional controladas para evitar el desarrollo de fatiga, prevenir lesiones deportivas, mantener activo el sistema inmune y, consecuentemente, permitir las adaptaciones buscadas mediante los estímulos de entrenamiento.
De este modo, la planificación de la ingesta nutricional adquiere un rol esencial para optimizar el rendimiento tanto a nivel físico como cognitivo. Por lo tanto, las principales estrategias nutricionales que deben tenerse en cuenta para optimizar todos los aspectos concernientes al rendimiento de los jugadores de equipos deportivos, son las siguientes:
1. Un adecuado aporte de hidratos de carbono en la alimentación de estos deportistas es crucial para el rendimiento deportivo, ya que este nutriente actúa como principal combustible energético tanto de la vía aeróbica como de la anaeróbica.
2. La inclusión de proteínas en las comidas de recuperación es una estrategia clave para la óptima regeneración de las fibras musculares dañadas durante los entrenamientos y partidos, debiendo comenzar su ingesta en la fase temprana post ejercicio.
3. Los días de partido requieren de una planificación nutricional específica, cuidando especialmente la recuperación cuando el calendario competitivo involucra más de un partido en la misma semana.
Por último, las principales ayudas ergogénicas que pueden ser utilizadas en el ámbito de los deportes de equipo, incluyendo la creatina, la cafeína y a las sustancias buffer o tampón, como el bicarbonato y la beta-alanina.
Para ello, si bien existe en el mercado una amplia variedad de sustancias disponibles, sólo deben utilizarse aquellas que cuentan con un sustento científico sólido que justifique su recomendación.

Fuente:

Noelia Bonfanti (2019). Nutrición en deportes de equipo: recomendaciones y aplicaciones prácticas basadas en la evidencia. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7025716

jueves, 16 de julio de 2020

La globalización unifica los hábitos alimenticios en el mundo



De acuerdo a un estudio publicado en la revista Nature Food, los seres humanos comemos cada vez de forma más parecida. Nos estaríamos dirigiendo hacia una dieta universal. Con la eventual pérdida de nuestra cultura alimentaria.
Esta es la principal conclusión a la que habría llegado el grupo de investigadores en base al estudio realizado en base a 18 grandes grupos de alimentos en 173 países entre los años 1961 y 2013. La mayor parte de los datos analizados, proceden de los balances alimentarios efectuados por la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
El estudio indica que esta convergencia alimentaria se evidencia principalmente entre América del Norte, Europa y el este de Asia. Los cambios han sido más leves en el sudeste asiático y en América Latina. África es el único continente en el que apenas se ha producido variación en su alimentación en los últimos cincuenta años.
Analizando las conclusiones se aprecian dos grandes tendencias que se han desarrollado a lo largo de las últimas décadas de forma casi paralela. Como primer punto, nos centramos en el este de Asía. La región ha contado histórica y tradicionalmente con una base alimentaria con un alto porcentaje por los vegetales. Una situación que ha cambiado de forma paulatina en las últimas décadas con el progresivo aumento del consumo de carne.
El ejemplo más llamativo es el de China. En 1961, la dieta estaba conformada de la siguiente manera: cereales (57%), raíces ricas en almidón como las patatas (21%), carne (2%) y azúcares (1%). En 2013, el cambio en la dieta de la sociedad china ha sido drástico. Los cereales, con el arroz como alimento principal, han descendido en su consumo hasta el 47%. Los tubérculos han caído hasta el 5% mientras que el consumo de carne ha pasado al 16%. El consumo de azúcares se ha duplicado. Importante impacto si se consideran los 1.393 millones de habitantes para el 2018.
De este modo, en los últimos años en China, se han estado incrementando las tasas de obesidad. El índice de masa corporal (IMC) de los hombres chinos ha pasado de un 19,8 en 1975 hasta el 24,8 informado en 2016 de acuerdo a una investigación  de NCD-RisC.
Estados Unidos, un país tradicionalmente carnívoro ha experimentado cambios notables en su dieta en las últimas décadas. Entre 1961 y 2013 la población estadounidense ha reducido en un 20% el consumo de derivados de carne.
Este estudio señala que la mayor reducción relativa de proporción de ingesta de carne y por ende, de un incremento del consumo de vegetales, se ha producido en seis países de ascendencia anglosajona. A pesar de esto estamos ante una tendencia de carácter global.
En este sentido el investigador de la Universidad de Kent (Reino Unido), James Bentham, explica que este cambio hacia una dieta universal está caracterizado por “un consumo relativamente mayor de productos de alimentos de origen animal”, como la carne, la leche o los huevos, pero también se ha producido un aumento el consumo de azúcares y “también un creciente de la ingesta de vegetales”.
El estudio apunta a que países como Estados Unidos y Reino Unido se han alejado de una dieta caracterizada por un exceso de consumo de carne, huevos y leche pero aún basan su alimentación en una dieta obesogénica.
El estudio señala algunos factores que nos habrán hecho avanzar hacia esta confluencia alimentaria global.
Bentham señala como motivo de estas variaciones en la alimentación en el caso del sudeste asiático al crecimiento económico experimentando desde 1960 por China, Corea del Sur y Taiwán.
En el caso de las dietas del sur y este de Europa se ha producido un importante incremento en el aporte de proteína animal a las dietas.
Aunque, sin lugar a dudas, el factor más importante es la globalización. "Ha habido grandes cambios en los patrones del intercambio comercial. Por ejemplo, Canadá, Irlanda o Reino Unido tienen acceso todo el año a frutas y verduras que no se dan naturalmente en estos países", informa el investigador.
Las regiones en las que menos cambios se han producido en las últimas cinco décadas son América Latina y África. En el caso de los países sudamericanos la alimentación continúa dominada por tubérculos ricos en almidón.
Es África subsahariana la región del mundo donde apenas se han producido variaciones en la dieta debido a la escasez y falta de variedad de alimentos. Y, los pocos cambios que se han producido han sido para empeorar la dieta ya que, en la actualidad, cuentan con problemas tanto de desnutrición como de sobrenutrición.
Cabe por estudiar las situaciones particulares de nuestros países en ALC y Venezuela en la situación de crisis por la pandemia Covid-19 y el impacto en la salud de sus habitantes, sobre todo de la infancia.

Fuente:
Nutrinfo (2020, enero, 16).  El fenómeno de la dieta universal
Fuente: ConSalud.es